El dolor de espalda es uno de los tipos más comunes de dolor crónico, y puede comprometer seriamente tu calidad de vida. Pero mantenerse comprometido con una dieta sana y nutritiva, entre otras cosas, puede aliviar el dolor y hacer que uno se sienta mucho mejor.

Inflamación

La inflamación tiene un lado bueno y otro malo. Desempeña un papel positivo en las lesiones e infecciones, ya que indica al sistema inmunitario que repare las lesiones y combata las infecciones. Sin embargo, un sistema inmunitario desequilibrado hace que la inflamación se desborde. La inflamación crónica se ha relacionado con varias enfermedades como la diabetes y el cáncer, y también puede provocar dolores de espalda.

Un sistema digestivo sano puede garantizar un buen sistema muscular, y cualquier cosa que afecte a su digestión también puede afectar a sus músculos. Se ha demostrado que muchos alimentos afectan a la inflamación, una causa común del dolor de espalda. En resumen, por lo tanto, los alimentos e ingredientes que desencadenan la inflamación deben ser eliminados o limitados en su dieta. Estos incluyen:

1. Conservantes

Para prolongar la vida útil de muchos alimentos, se añaden aditivos y conservantes. Estos pueden desencadenar una respuesta inmunitaria que puede afectar a las articulaciones de la espalda, provocando dolor de espalda. Tenga cuidado con los alimentos que contienen carboxilo, parabenos, celulosa, ácido benzoico y sorbato de potasio: se ha descubierto que todos ellos tienen un efecto inflamatorio en el organismo.

2. Azúcar

El azúcar es uno de los mayores culpables de la inflamación, pero uno de los más difíciles de reducir. (Tenga en cuenta que esto no se aplica a los azúcares naturales que se encuentran en los lácteos y la fruta.) El azúcar en su dieta puede crear inflamación tanto directa como indirectamente. Los altos niveles de azúcar pueden, por ejemplo, aumentar los niveles de insulina – y la insulina crónicamente alta conduce a la inflamación.

Si usted come alimentos con alto contenido de azúcar todos los días, está manteniendo el azúcar y la insulina crónicamente altos, dejando sus articulaciones sujetas a una inflamación constante. Reducir tu consumo de azúcar puede ser un reto al principio, pero te beneficiará mucho a largo plazo.

3. Carnes rojas

Las carnes rojas, las hamburguesas y las populares carnes procesadas como los perritos calientes, las salchichas y el beicon se asocian a una alta inflamación y deben evitarse si se sufre de dolor de espalda. La carne roja contiene un azúcar llamado Neu5GC, que favorece la inflamación. Sería sensato reducir el consumo de estos alimentos para reducir la inflamación y el consiguiente dolor.

Comer sano no es tan difícil. Reduzca su consumo de los productos cárnicos mencionados y concéntrese más bien en alimentos no procesados con alto contenido en antioxidantes y grasas saludables, como por ejemplo:

  • Frutas, especialmente todo tipo de bayas
  • Verduras de hoja verde oscura
  • Nueces, cereales y legumbres
  • Alimentos con omega 3, como el pescado y la linaza

Intenta llevar un diario de todo lo que comes, y haz un seguimiento de tu nivel de dolor de espalda en base a ello. Una vez que te pongas a comer de forma saludable, podrías empezar a sentir una diferencia notable en tu nivel de dolor de espalda.

Tenga en cuenta que las personas con menos dolor de espalda son las que hacen ejercicio regularmente, mantienen un peso corporal saludable y siguen una dieta adecuada.

Imagen: iStock

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.