T1-4/N0 (tumor local con cuello clínicamente negativo)

Estos tumores pueden ser sometidos a tratamiento único o multimodal (radioterapia exclusiva, radioquimioterapia, cirugía exclusiva o cirugía más radio(quimio)terapia). En cualquiera de estos casos, el paciente puede tener una respuesta completa o una respuesta incompleta (o resección R1-R2). En caso de respuesta completa, el mejor escenario es la curación de la enfermedad. No es necesario un tratamiento quirúrgico adicional planificado. Si el paciente tiene una recidiva, puede ser una recidiva local aislada, en la que el papel de la cirugía de rescate será controlar el sitio primario («cirugía de rescate» para el tumor recidivante o cirugía de rescate local) y el cirujano puede optar o no por ofrecer una disección del cuello, que en ausencia de una metástasis en los ganglios linfáticos sospechosa, debe llamarse disección electiva del cuello. Si la recidiva es tanto local como regional (recidiva sincrónica), el papel de la cirugía de rescate es controlar ambos sitios. El procedimiento debe denominarse «cirugía de rescate» para el tumor recurrente más disección terapéutica (ipsilateral, contralateral o bilateral) del cuello o cirugía de rescate locorregional. Por último, la recidiva puede producirse sólo en el cuello (recidiva regional) donde el papel de la cirugía de rescate será sólo controlar el cuello y debe denominarse disección de cuello «de rescate» para el tumor recidivante o cirugía de rescate regional (ipsilateral, contralateral o bilateral). Pero el paciente también puede tener una respuesta incompleta o el tratamiento puede revelar un tumor viable (como ocurre con la cirugía con márgenes positivos). En estos casos, el procedimiento quirúrgico está diseñado para corregir la falta de respuesta o para controlar el tumor residual, y se incluye como parte del tratamiento antes de iniciarlo. Por lo tanto, es un complemento del tratamiento primario. En consecuencia, los procedimientos deberían denominarse «cirugía de rescate» para el tumor persistente o resección local complementaria, que podría asociarse o no a una disección de cuello electiva. En este escenario, una característica particular del tumor es la ausencia de enfermedad ganglionar al inicio del tratamiento. Está claro que el pronóstico de los pacientes con un cuello inicial N0 es diferente al de aquellos con enfermedad N+. Por lo tanto, para todos los procedimientos de rescate en estos pacientes, debe añadirse un prefijo N(-).

T1-4/N+ (tumor local con metástasis en los ganglios linfáticos del cuello)

Estos tumores pueden someterse a la misma variedad de tratamientos que los tumores con cuellos clínicamente negativos, y pueden tener la misma variedad de resultados, con respuestas completas o incompletas. No es necesario ningún otro tratamiento en los casos de respuesta completa. Del mismo modo, las recidivas pueden ser aisladas, por lo que son aptas para una «cirugía de salvamento» del tumor recidivante o una cirugía de salvamento local y el cirujano puede optar o no por ofrecer una disección de cuello, que en ausencia de una metástasis en los ganglios linfáticos sospechosa, debería llamarse disección de cuello electiva. Sin embargo, en el caso de la enfermedad N+ la recidiva puede ser local y regional (recidiva sincrónica) y el papel de la cirugía de rescate es controlar ambos sitios. El tratamiento quirúrgico posterior debe denominarse «cirugía de rescate» para el tumor recurrente más disección terapéutica del cuello o cirugía de rescate locorregional. Por último, la recidiva puede producirse sólo en el cuello (recidiva regional), en cuyo caso la función de la cirugía de rescate será sólo controlar el cuello y deberá denominarse disección de cuello «de rescate» para el tumor recidivante o cirugía de rescate regional. El paciente también puede tener una respuesta incompleta (como puede ocurrir tras la radioquimioterapia) o el tratamiento puede identificar un tumor viable (cirugía con márgenes positivos). En estos casos, el cuello puede alcanzar una respuesta completa pero el tumor puede persistir en el sitio primario, por lo que se requiere una «cirugía de rescate» para el tumor persistente o una resección local complementaria, asociada o no a una disección de cuello electiva. Estos casos corresponden a la anteriormente denominada «disección de cuello planificada» cuando el paciente presentaba metástasis en el cuello antes del tratamiento que lograba una respuesta completa, pero el cirujano realizaba la disección de cuello basándose en el estadio del tumor antes del tratamiento. En otros casos, el tumor primario puede tener una respuesta completa pero el cuello no. En esta situación, el procedimiento quirúrgico se centra en el control del tumor del cuello, y esto corresponde a una disección de cuello «de rescate» para el tumor persistente o a una disección de cuello terapéutica complementaria. Finalmente, el paciente puede tener persistencia del tumor tanto en el sitio primario como en los ganglios linfáticos regionales, y en este caso la cirugía corresponde a una «cirugía de salvamento» por tumor persistente o resección local complementaria asociada a una disección terapéutica de cuello. En esta categoría para todos los procedimientos de salvamento debe añadirse el prefijo N(+). De acuerdo con lo discutido anteriormente, el término «cirugía» o «local» debería cambiarse por el nombre específico del procedimiento quirúrgico (por ejemplo, laringectomía de rescate por tumor persistente o laringectomía complementaria).

Por último, un grupo seleccionado de pacientes con metástasis distantes aisladas a los pulmones han sido considerados candidatos a la resección pulmonar. Los criterios e indicaciones son metástasis únicas o pocas resecables en pacientes sin ninguna evidencia de enfermedad locorregional u otros focos de metástasis a distancia. Este grupo puede denominarse «cirugía de rescate» para las metástasis aisladas. Los tumores secundarios tras la radio(quimio)terapia primaria, que pueden surgir en una «cancerización de campo» secundaria o como una malignidad inducida por la radiación o como un proceso de novo, a menudo pueden confundirse con una recidiva local cuando surgen muy cerca del tumor primario, y por lo tanto no deben considerarse como cirugía de rescate. Sin embargo, como ya se ha mencionado, la distinción entre recidiva local y tumor secundario puede ser difícil.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.