El sistema de clasificación más utilizado para las fracturas acetabulares fue desarrollado por Judet, Judet y Letournel hace más de 50 años principalmente para ayudar a la planificación quirúrgica. Como la demografía de la población y los mecanismos de lesión han cambiado con el tiempo, los patrones de fractura también parecen estar cambiando. Llevamos a cabo una revisión retrospectiva de las imágenes de 100 pacientes con una edad media de 54,9 años (19 a 94) y una proporción de hombres y mujeres de 69:31 vistos entre 2010 y 2013 con fracturas acetabulares con el fin de determinar si el espectro actual de los patrones de lesión puede ser clasificado de forma fiable utilizando el sistema original. Tres cirujanos pélvicos y acetabulares consultores y un becario senior analizaron las imágenes anónimas. La concordancia interobservador para la clasificación de las fracturas que encajaban en las categorías definidas fue sustancial, (κ = 0,65, intervalo de confianza (IC) del 95%: 0,51 a 0,76) con una mejora casi perfecta al incluir las imágenes de TC (κ = 0,80, IC del 95%: 0,69 a 0,91). Sin embargo, una alta proporción de lesiones (46%) fueron consideradas inclasificables por más de un cirujano; hubo un acuerdo moderado sobre cuáles eran (κ = 0,42; IC del 95%: 0,31 a 0,54). Un examen más detallado de las fracturas inclasificables en esta cohorte de 100 pacientes mostró que tendían a producirse en una población de mayor edad (edad media de 59,1 años; 22 a 94 frente a 47,2 años; 19 a 94; p = 0,003) y, dentro de este grupo, había un patrón recurrente de afectación de la columna anterior y de la placa cuadrilateral, con o sin una lesión incompleta del elemento posterior.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.