El mielosarcoma (sarcoma granulocítico) es un tumor poco frecuente que se observa en pacientes con neoplasias hematológicas conocidas, como la leucemia, los síndromes mielodisplásicos y los trastornos mieloproliferativos, así como en pacientes no leucémicos. El diagnóstico correcto en estos casos suele ser difícil, y lo más habitual es que se diagnostique erróneamente como linfoma de células grandes. Describimos a dos mujeres, de 40 y 89 años de edad respectivamente, en las que se diagnosticó un mielosarcoma que afectaba a los ganglios linfáticos del cuello mediante el examen citológico de una biopsia por aspiración con aguja fina, una y 10 semanas antes de la aparición de la leucemia mielógena aguda.

La técnica de aspiración con aguja fina permitió realizar un diagnóstico rápido e inesperado demostrando la diferenciación granulocítica y la presencia de células mielo-monocíticas dentro del tejido linfático. La sencillez del procedimiento, junto con su fiabilidad y rapidez, sugieren que las biopsias por aspiración con aguja fina deberían utilizarse más ampliamente como método de primera elección en la evaluación diagnóstica de los ganglios linfáticos palpables.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.