La orca Kasatka nada con una cría en 2004 en SeaWorld en San Diego. Getty Images/Getty Images/SeaWorld hide caption

toggle caption

Getty Images/Getty Images/SeaWorld

La orca Kasatka nada con una cría en 2004 en SeaWorld en San Diego.

Getty Images/Getty Images/SeaWorld

SeaWorld y los defensores del bienestar animal están de luto por el fallecimiento de una de las orcas más antiguas del parque. Kasatka fue sometida a eutanasia en SeaWorld San Diego el martes por la noche tras sufrir una infección respiratoria.

Kasatka era la matriarca de la manada de orcas de San Diego. Había sido capturada en la naturaleza frente a la costa de Islandia en 1978. SeaWorld dice que tenía cuatro crías, seis nietos y dos bisnietos.

Se cree que Kasatka tenía 42 años. Las orcas suelen vivir hasta por lo menos 50 años en la naturaleza. Durante los últimos años, los veterinarios de SeaWorld habían estado tratando la infección respiratoria de Kasatka con un inhalador especialmente diseñado.

En un comunicado en su página web, SeaWorld escribió: «a medida que su sistema inmunológico envejecía, le resultaba más difícil defenderse de la enfermedad y su medicación tardaba más en hacer efecto». En los últimos meses, los grupos de bienestar animal publicaron fotos de Kasatka en las redes sociales en las que se la veía con prominentes lesiones en la piel, que atribuyeron a una infección por hongos.

SeaWorld dice que la afección respiratoria que tenía la ballena es la causa más común de mortalidad de ballenas y delfines en cautividad y en libertad. El mes pasado, una orca de 3 meses, Kyara, murió en SeaWorld San Antonio a causa de una neumonía.

La muerte de Kasatka es el último revés para SeaWorld. Desde el estreno de Blackfish, un documental que examinaba la muerte en 2010 de la entrenadora Dawn Brancheau, tras ser arrastrada a la piscina por una orca macho, Tilikum. La imagen pública de la empresa se ha resentido y la asistencia a sus parques ha disminuido. SeaWorld registró unas pérdidas de casi 176 millones de dólares en el último trimestre. Sus acciones han caído casi un tercio desde principios de año.

Para ayudar a contrarrestar las preocupaciones del público, SeaWorld anunció el año pasado que iba a poner fin a su programa de cría en cautividad y que eliminaría gradualmente sus espectáculos teatrales con orcas. SeaWorld afirma que le quedan 21 orcas en Estados Unidos y varias cedidas a un parque temático en España. Con la muerte de Kasatka, los grupos de defensa de los animales están renovando sus llamamientos para que la empresa traslade a sus orcas restantes a santuarios costeros cerrados.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.