El psicólogo británico Sir Frederic Charles Bartlett (1886-1969) realizó su principal contribución a través del desarrollo de la psicología experimental aplicada en Gran Bretaña durante y después de la Segunda Guerra Mundial.

Frederic Bartlett nació el 22 de octubre de 1886. Se educó de forma privada y en el St. John’s College de Cambridge, del que llegó a ser miembro. Fuertemente influenciado por el médico, etnólogo y psicólogo W.H.R. Rivers, Bartlett mostró una temprana inclinación hacia la antropología; pero las circunstancias, entre las que destaca el estallido de la Primera Guerra Mundial, le llevaron a hacer carrera en psicología. Tras la guerra, Bartlett regresó a Cambridge, sucediendo a C.S. Myers como director del laboratorio psicológico en 1922 y convirtiéndose en profesor de psicología experimental en 1931, puesto que ocupó hasta su jubilación en 1952. Murió en Cambridge el 30 de septiembre de 1969.

Los primeros intereses de Bartlett se centraron en el estudio experimental de la percepción y la memoria. Desconfiaba del enfoque excesivamente analítico de los trabajadores alemanes y se esforzaba por hacer que las condiciones de sus experimentos fueran lo más reales posible. En su libro Remembering: A Study in Experimental and Social Psychology (1932), que tuvo una influencia considerable, reunió los resultados de una larga serie de experimentos. Bartlett hizo especial hincapié en el grado de reconstrucción, e incluso de invención, que tiene lugar en el recuerdo y en el papel que desempeñan la actitud, el interés y las convenciones sociales en su gestión. Posteriormente, trasladó el enfoque desarrollado en Remembering al estudio de otros procesos mentales superiores, en particular el pensamiento, y publicó un breve libro sobre el tema, Thinking: An Experimental and Social Study (1958).

Problemas en psicología aplicada

Al estallar la Segunda Guerra Mundial, Bartlett dedicó los recursos de su laboratorio casi por completo al trabajo aplicado, y los servicios armados y diversos organismos gubernamentales le plantearon un número cada vez mayor de problemas. Estos problemas se referían a cuestiones como el diseño de equipos, los métodos de entrenamiento, la fatiga y la selección de personal. Para abordarlos, Bartlett reunió a un notable grupo de jóvenes psicólogos experimentales bajo la dirección de K.J.W. Craik. Muchos de ellos se incorporaron posteriormente a la Unidad de Investigación de Psicología Aplicada del Consejo de Investigación Médica, de la que Bartlett asumió la dirección tras la muerte de Craik. Aunque se ocupaba sobre todo del trabajo aplicado, Bartlett siempre estuvo atento a su valor científico potencial y a su importancia para el desarrollo de teorías realistas del comportamiento humano.

Fuera de la psicología experimental, Bartlett mantuvo su interés por la antropología, publicando el libro Psychology and Primitive Culture (1923) y patrocinando el influyente volumen colectivo The Study of Society: Methods and Problems (1939). En sus numerosos trabajos sobre temas sociales, siempre subrayó la amplitud del terreno común y la necesidad de desarrollar métodos de investigación más disciplinados.

Bartlett desempeñó un papel destacado en el crecimiento y desarrollo de la psicología en Gran Bretaña durante más de 40 años. Fue elegido miembro de la Royal Society en 1932, recibió siete títulos honoríficos y fue nombrado caballero en 1948.

Lectura adicional

Bartlett escribió un breve relato de sus primeros años de vida y de la historia del Laboratorio Psicológico de Cambridge hasta 1935 en Carl Murchison, ed., A History of Psychology in Autobiography, vol. 3 (1936). Muzafer Sherif, Social Interaction: Process and Products (1967), analiza la psicología social y menciona las aportaciones de Bartlett. □

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.