• Por Susha Cheriyedath, M.Sc.Sep 14 2020

    El síndrome respiratorio agudo severo coronavirus 2 (SARS-CoV-2), el agente causante de la enfermedad por coronavirus (COVID-19), ha infectado a más de 28,9 millones de personas y ha causado la muerte de más de 922.000 personas en todo el mundo. Originario de Wuhan (China), este nuevo virus provoca trastornos respiratorios de leves a graves en los seres humanos infectados. Aunque se sigue investigando el origen del SARS-CoV-2, se dice que procede de los murciélagos. Siguen apareciendo nuevos informes que confirman la capacidad del SARS-CoV-2 para infectar a varias especies nuevas de animales.

    Un estudio reciente publicado en el servidor de preimpresión bioRxiv* por científicos de la Agencia Canadiense de Inspección Alimentaria, en Winnipeg (Manitoba, Canadá), la Universidad de Manitoba (Canadá) y la Universidad Estatal de Iowa (EE.UU.), trataba de determinar la susceptibilidad de los cerdos domésticos al SARS-CoV-2. El cerdo doméstico es una de las especies agrícolas de mayor producción que puede tener un impacto significativo en la salud pública. Una mejor comprensión del papel que desempeña el ganado doméstico en la infección y la transmisión del SRAS-CoV-2 es fundamental para mitigar el riesgo de transmisión zoonótica.

    Los autores afirman que «la determinación de la susceptibilidad de los cerdos al SRAS-CoV-2 es fundamental para adoptar un enfoque de «Una sola salud» para gestionar el riesgo potencial de transmisión zoonótica».

    Estudio: Susceptibilidad de los cerdos domésticos a la infección experimental con SARS-CoV-2. Crédito de la imagen: SGr /

    El estudio

    Se realizó una inoculación oronasal experimental en 16 cerdos domésticos, de origen local, de raza cruzada Yorkshire americana. Se utilizaron dos cerdos ingenuos como controles de transmisión y se colocaron en la misma sala que los cerdos inoculados el día 10. El equipo utilizó 1 cerdo no inoculado de «control de granja» que proporcionó tejidos de control negativos.

    El examen físico incluyó la recogida y análisis de sangre; hisopos orales, nasales y rectales; y lavado nasal. Estas muestras se evaluaron en función de los signos clínicos y la patología, la diseminación del virus en los tejidos, la evidencia de diseminación del virus y la seroconversión. Se utilizó la RT-qPCR para detectar la presencia de SARS-CoV-2 en sangre total. El desarrollo de anticuerpos neutralizantes contra el SARS-CoV-2 se monitorizó a lo largo del estudio.

    ¿Qué encontraron?

    El equipo descubrió que los cerdos sometidos a la inoculación experimental eran susceptibles en niveles bajos a la infección por SARS-CoV-2. En general, no se observó ningún problema respiratorio en estos animales, y la temperatura de los mismos se mantuvo normal durante todo el periodo de estudio. Los dos cerdos ingenuos que estuvieron en contacto con los cerdos inoculados a partir del día 10 no mostraron indicios de infección viral en ningún momento del estudio. De los 16 animales inoculados experimentalmente, 5 mostraron algún nivel de respuesta inmunitaria al SRAS-CoV-2, lo que representa aproximadamente el 30% de la cohorte del estudio.

    Se detectó ARN viral en el lavado nasal y en los fluidos orales de 2 animales, y se detectó el virus vivo en 1 cerdo. Además, se detectaron anticuerpos contra el SARS-CoV-2 en 2 cerdos a los 11 y 13 días de la infección, mientras que los fluidos orales recogidos 6 días después de la inoculación mostraron la presencia de anticuerpos secretados. Mientras que 1 cerdo mostró síntomas leves, como tos y depresión, varios cerdos presentaron una leve secreción ocular y nasal durante el periodo inmediato posterior a la infección.

    Relevancia de estos resultados

    Los datos clínicos recogidos en este estudio proporcionan pruebas de la presencia del virus del SARS-CoV-2 vivo en los cerdos durante un mínimo de 13 días después de la inoculación. El descubrimiento de la presencia de anticuerpos secretados en los fluidos orales puede ser útil en los esfuerzos de vigilancia. También puede significar que las pruebas de saliva humana podrían servir como método de diagnóstico menos invasivo junto con los estudios de serovigilancia realizados para detectar la infección por el SARS-CoV-2.

    «Estos datos ponen de manifiesto la necesidad de realizar una evaluación adicional del ganado para determinar mejor el papel potencial que pueden desempeñar los animales domésticos en la pandemia de SARS-CoV-2», dicen los autores

    Los resultados de este estudio contradicen los informes de estudios anteriores que indicaban que los cerdos no son susceptibles de ser infectados por el SARS-CoV-2. En estudios realizados anteriormente, no se detectó ARN viral en hisopos o muestras de tejido, y no hubo seroconversión. Esto puede deberse a las variaciones en el aislado viral, la dosis infecciosa, la edad de los animales o la raza de los cerdos. Todos estos factores podrían afectar a los resultados del estudio. Cabe destacar que en este estudio se utilizó una dosis viral 10 veces mayor para la inoculación experimental en comparación con la de estudios anteriores. Todos estos resultados enfatizan la necesidad de realizar más investigaciones sobre la susceptibilidad de las especies de ganado doméstico para evaluar el papel que desempeñan y los riesgos que suponen en la propagación de la enfermedad.

    «Por último, destacamos que hasta la fecha no se han documentado casos de ganado doméstico por infección natural; sin embargo, los resultados de este estudio apoyan la realización de más investigaciones sobre el papel que pueden desempeñar los animales en el mantenimiento y la propagación del SARS-CoV-2.»

    *Aviso importante

    bioRxiv publica informes científicos preliminares que no están revisados por pares y, por lo tanto, no deben considerarse concluyentes, ni guiar la práctica clínica/la conducta relacionada con la salud, ni tratarse como información establecida.

    Escrito por

    Susha Cheriyedath

    Susha es licenciada en Ciencias (B.Sc.) en Química y tiene un máster en Bioquímica por la Universidad de Calicut, India. Siempre tuvo un gran interés por las ciencias médicas y de la salud. Como parte de su maestría, se especializó en Bioquímica, con énfasis en Microbiología, Fisiología, Biotecnología y Nutrición. En su tiempo libre, le encanta cocinar una tormenta en la cocina con sus experimentos de horneado súper desordenados.

    Citaciones

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.